Loading...

BLOG

Receta DIY para aprender a conservar elementos del otoño

¡Hoy os traemos una receta DIY de temporada en la que aprenderemos a conservar bellotas para hacer manualidades con los/las peques de la casa! Como bien sabréis, si las recogemos y nos olvidamos de ellas, a los pocos días aparecerán sus pequeñitos y resbaladizos inquilinos: ¡los gusanos! Ahora bien, ver cómo aparecen estos animalitos también es un experimento curioso para los niños y las niñas, ya que, al fin y a l cabo, descubren y exploran fenómenos de la naturaleza.

En primer lugar, os queremos animar a hacer una pequeña escapada a alguno de los bosques que tengáis a pocos quilómetros de casa. La idea es ponernos unas botas de montaña, llenar la fiambrera y ¡disfrutar de un día de picnic! También podéis llevar una pequeña cesta para que los/las peques recojan tesoros como piedras que les gusten, piñas, etc. Estas mini escapadas se convierten en una actividad muy lúdica y educativa para los niños y las niñas ya que palpan con sus propias manos y descubren con sus propios ojos todos los fenómenos y elementos naturales de esta maravillosa época del año: el otoño.

Algunos de los bosques de Cataluña que nosotros conocemos bien y os aseguramos que merecen mucho la pena son: la Fageda de la Grevolosa (Osona), la Fageda d’en Jorda (Garrotxa), la Fageda de Carlac (Vall d’Aran), la Fageda de Retaule (Montsià) i la Fageda del Montseny (Vallès Oriental).

Bien, vayamos al grano, o mejor dicho, ¡a la bellota! Una vez estéis en medio del bosque con vuestros/vuestras hijos/hijas y vayáis llenando la cesta de tesoros que después usaran como piezas sueltas para hacer creaciones, mini mundos o para rellenar su mesa o rincón de estación, ya podéis empezar a recoger las bellotas. Debéis tener presente que las bellotas que vayáis cogiendo, si queréis que os duren más de una semana, deben ser de color verde. Es decir, no deben ser marrones, maduras, sino que deben de haber caído del árbol hace poco tiempo. Aunque si queréis hacer el experimento de ver cómo aparecen los gusanos, debéis también coger las bellotas marrones y separarlas de las verdes.

Una vez tengáis un buen puñado de bellotas y otros elementos del bosque y el otoño (hojas, piñas, setas, troncos…) y hayáis terminado con vuestra escapada, ya va siendo hora de volver a casa. Lo primero que debéis hacer al llegar es limpiar bien con agua todos los materiales que llevéis en la cesta y separarlos (clasificarlos). De esta manera podréis seleccionar y tirar aquellos elementos que estén dañados o que ya tengan “habitantes” dentro.

Cuando tengáis todas las bellotas limpias, secas y separadas del resto de materiales, seguid la siguiente receta para poderlas conservar indefinidamente:

  • Precalentar el horno a 75 grados, por arriba y por abajo.
  • Colocar las bellotas en una bandeja para el horno.
  • Ponerlas en el horno cuando esté caliente durante 1h y 30min aproximadamente.
  • Id abriendo el horno de vez en cuando para retirar la humedad.
  • Retirar las bellotas cuando estén marrones y dejarlas enfriar.
  • Seleccionar aquellas bellotas que no estén excesivamente tostadas y que no hayan perdido su sombrero.
  • ¡Listo!

Aquí tenéis un pequeño vídeo tutorial que hemos hecho en nuestro Canal de Youtube para que veáis cómo hacemos esta receta:

¿Qué podemos hacer con ellas? ¿Para qué las podemos utilizar?

  • Mesa o rincón de estación.
  • Mandalas de otoño.
  • Piezas sueltas de juego y construcción.
  • Seriaciones con otros elementos de otoño que hayamos recogido.
  • Creaciones artísticas.
  • Botellas sensoriales de temporada.

Esto es todo. Fácil, sencillo y para toda la vida. Esperamos que os haya gustado y os haya sido útil este post. ¡Gracias por leernos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*